«

»

dic 08

Imprimir esta Entrada

Tuenti adicción

¿Quien no conoce Tuenti aunque solo sea de oídas? Una red social española con el pre-requisito de necesitar una invitación de alguien que ya este dentro para poder participar.

 

Imagen de http://holismoplanetario.wordpress.com

Imagen de http://holismoplanetario.wordpress.com

Lo de las invitaciones no es nuevo. Ya lo hizo en su día google, con la salida de su servicio de correo gmail, con tan buenos resultados como los de ahora.

Es una gran estrategia, teniendo en cuenta nuestra naturaleza cotilla curiosa. Ya sea por la necesidad de conocer como funciona técnicamente, por conocer en todo momento que hacen nuestros/as amigos/as, por no ser el/la único/a en no pertenecer a ella o una suma, mas o menos equivalente, de los tres factores.

Esto ya causa una pequeña sensación de ansiedad. La imposibilidad de entrar en el momento deseado acentúa la falsa sensación de necesitarlo sin, aún siquiera, haberlo probado.Pero esto acaba rápido. En estos días es muy difícil no conocer a alguien que no te pueda invitar e, incluso, es muy posible que te inviten sin ni siquiera pedirlo.

Bueno, ya estás en posesión de una invitación y te estás registrando ¿que te encuentras? Tienes que rellenar datos personales (algo muy natural ya que una red social se basa solo en eso): nombre, apellidos, correo, estudios, trabajo, sexo, que buscas, por donde sales de marcha, aficiones… hasta aquí lo mismo de todas las redes.

Si no estás familiarizado/a con las redes sociales te encontrarás corriendo de un enlace a otro de tu página con la intención de enterarte de como subir fotos o, simplemente, de como ver las fotos de tus amigos/as.

Hay dios!!!…, pero que… no me jod… creo que es lo que a muchas personas se les viene a la cabeza cuando encuentran el marcador de amigos/as de cualquier usuario antiguo. Es difícil encontrar uno que este por debajo de los 250 en los chicos y de 350 en las chicas.

Ya empieza otra vez la sensación de ansiedad y estrés. Pero… ¿yo conozco a tanta gente? ¿seré un bicho raro? noo!!!… hay que evitar que los demás siquiera puedan llegar a pensarlo!!!! Lo primero es empezar a navegar por los perfiles de tu primer y único/a amigo/a que tienes, gracias a que te envió la invitación, para enviar peticiones de amistad.

Cuando estás apunto de enviar la primera te das cuenta de que es muy posible que ni siquiera tu mismo/a hubieras aceptado una invitación de alguien que no tuviera ni una misera foto.

A buscar fotos por el ordenador. Esta no que salgo muy malesta tampoco que no se me vepor dios!!! esta tengo que borrarla antes de que alguien la vea!!!… lo mejor será hacerme una ‘solo’ para tuenti pero… ¿con el móvil o con la cámara de fotos? el móvil lo tengo a mano pero la calidad es muy mala ¿que pensaran de una foto pixelada o medio desenfocada? no… mejor la cámara digital… ¿donde demonios esta la cámara? -piensas mientras remueves todos los trastos de la habitación- se que la usé este mismo fin de semana, menuda borrachera fiesta, piensas esbozando una pícara sonrisa, si las subo seguro que triunfo ¿o pensarán que soy, cuanto menos, ‘subnormal‘? (por decirlo de una manera sube) no… mejor sigo con el primer plan, una foto nueva.

Ya tienes la cámara de fotos en las manos ¿y ahora que? si la dejo en la mesa con el temporizador esta muy mal enfocada y se nota la tensión de la cuenta atrás hasta que dispara. Bueno, pues me voy al baño, que tengo un gran espejo, y listo.

Uh… así no puedo salir… habrá que arreglarse un poco, pero solo un poco no me vaya a pasar. Y ahora ¿enseño ‘genero’? o pareceré muy egocéntrico/a chulo/a por hacerlo. Venga… valor y al toro, por un poco no pasa nada.

Pillas la cámara con una mano, la inclinas un poco para quedar en una pose mas natural, sonríes y… click!! no ves una mierda por culpa del reflejo del flash en el espejo pero la foto ya está echa.

Tras recorrer el espacio que separa el baño del ordenador, tanteando las paredes aun a ciegas, vas pensando si la foto habrá salido bien o si es mejor volver para sacar otra. Esta misma, que mas da como haya salido… solo es una foto…

Coges el cable del cajón, lo intentas desenredar con fingida calma pero, como ya lo estas notando en tus manos, eso es imposible, así que lo conectas sin desenredar que, pal caso, funciona igual. Te conectas a internet, entras en tu cuenta de tuenti, pulsas en subir fotos, seleccionas la foto que te acabas de sacar, mira, al final si que ha salido bien después de todo, la cuelgas y la ansiedad desaparece.

Ya tienes una foto en tu perfil. La gente ya puede verte y, por tanto, aumentas las posibilidades de que acepten tus invitaciones de amistad. Ya no eres un/a anónimo/a!!!

Tras una pocas horas empieza otra vez la sensación de ansiedad. Necesitas conectarte para ver si alguien a aceptado tus invitaciones y si han comentado tu primera foto. En tu foro interno te das cuenta de que es una estupidez. Solo han pasado dos horas, a nadie le puede haber dado tiempo a conectarse y ver tu invitación en medio de sus 300 ó 500 amigos y todas las actualizaciones que ello representa. Da igual, eso no mitiga el nudo que se crea al ver que nadie a comentado tu foto aunque si que te han aceptado varias personas como amigo/a.

¿Es que no he salido bien? ¿me he pasado o no me he arreglado lo suficiente? Bueno… algo habrán visto en mi ya que, al menos, han aceptado las invitaciones. Deja de darle vueltas al asunto. Empiezas a hablar como un/a loco/a. Ya comentarán cuando quieran, piensas para engañarte a ti mismo/a de que es una tontería con la falsa sensación de que eso te calmará.

Un comentario!!!! gritas en tu cabeza.

Oh…. que guapo/a sales en esta foto. A ver si subes las de este finde también

Como no podía ser de otra manera tu primer comentario es de tu amigo/a que te envió la invitación para entrar pero eso no elimina tu felicidad. Tu perfil ya no parece un desierto muerto, al menos hay un pequeño oasis formándose que, con el transcursos de los meses alcanzará un prolìfero bosque de comentarios y fotos.

Crees que ahora, que dispones de un comentario, la ansiedad te ha abandonado. Ni mucho menos, es una sensación que te acompañará cada vez que subas una nueva foto o crees un evento. Así son todas las redes sociales y, por lo tanto, así será tu vida mientras utilices tuenti, a la espera de tu pequeña dosis de comentarios.

Notas finales:

Ya se que me dejo muchos temas en el tintero, pero se me estaba haciendo demasiado larga la entrada, con sus 1120 palabras, sin contar las notas finales. Tal vez continúe en otra entrada o lo de por zanjado… no se… ya se verá.

Y para terminar, pido perdón por la utilización de varios tiempos en el escrito, pasando de hablar en pasado, presente, en primera persona y en tercera. Se que eso puede resultar molesto pero he estado leyendo unos libros, en los que la historia está contada por la propia protagonista y, eso hace que se me escape contar la historia con el mismo estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

CommentLuv badge